Todos los edificios, independientemente de su uso, disponen de instalaciones que mejoran la distribución y servicios de los suministros, agua, calefacción, electricidad, climatización, telefonía,... 

La adecuación de estas instalaciones, permiten a los usuarios disfrutar de un confort y seguridad. Con la introducción de nuevos sistemas de generación de energía más eficiente y ecológica, se mejoran además no sólo el acceso a las mismas, si no el menor impacto al medio ambiente.